September 2, 2017

EL GAUDÍ DE TARIFA / GAUDÍ FROM TARIFA

Hace unos años publicaba en este blog un artículo sobre La Casa encantada de la Antilla. Un espacio privado decorado por su dueño con sus propios criterios artísticos y con una interesante historia de fondo.
Este verano me he topado en Tarifa, Cádiz, concretamente en la Calle de Nuestra Señora de La Luz, con otro espacio singular, también decorado por su propietario y con una directriz común: el reciclaje de objetos y el horror vacui.
Cassetes
Entré por casualidad al ver en la fachada esta baldosa:

Tras cruzar la entrada con lámpara forrada de piedras y presidida por el Cristo de Dalí, ya intuía más o menos lo que escondía el interior. Llegamos a un patio. Lo primero que nos llama la atención son los buzones, forrados con un Tetris de piedras y trozos de azulejos.

Recibidor
Recibidor
Buzones
Patio

Cuando pensé que no había nada más, leo otro cartel: "Se puede subir arriba".
Y arriba, más reciclaje de objetos adheridos a tiestos colgados colgantes, marcos de cuadros y mobiliario.

Me asomo a una puerta que estaba entreabierta, una amable mujer tiende la ropa recién lavada:
-Buenas tardes, disculpe que haya subido hasta aquí.
-No hay por qué disculparse, estén el tiempo que quieran.
-¿Vive usted aquí? ¿Conoce al autor de todo esto?
-Era mi padre, falleció hace unos años. Cuando se jubiló comenzó a decorar el pasillo y el patio. Ahora es uno de mis hermanos el que se encarga de mantener un poco todo esto, creo que está en Facebook. (Aunque hay una tarjeta en uno de los tiestos con el logo de Facebook, no lo hemos encontrado en esta red social).

Ya a la vuelta de vacaciones, investigo un poco más sobre José Alfonso Muñoz Alonso, el creador de este espacio, y me topo con el blog de la Asociación Cultural Baluarte-Tarifa, donde en un artículo fechado en el año 2012 rinden homenaje a "Pepe Muñoz", otorgando al patio la distinción de Rincón de Interés Turístico Tarifeño.

Piedras, trozos de azulejos, tapones de plástico, maquinillas de afeitar, cupones de la ONCE, mecheros... son algunos de los objetos que Pepe Muñoz recicla para decorar macetas, marcos de cuadros y mobiliario.

  
  
  
  

Es siempre una satisfacción ver cómo personas que aparentemente no han tenido inquietudes artísticas o no han desarrollado un trabajo relacionado con el arte a lo largo de su vida, ya en una edad madura les brota la creatividad y con licencia artística propia comienzan a transformar el espacio que les rodea. 

Si quieres ver el álbum completo: CLIK AQUÍ

No es el único caso en nuestro país, aquí otros ejemplos con enlaces:


Mariano Bazco me pasa esta imagen, de Pedro Etura, de la visita a La Casa de Dios
Y es que la influencia de Gaudí traspasa nuestras fronteras, y si no lo creen, vean este vídeo: Favela en Sao Paulo.

Jo Farb Hernández ha publicado un libro titulado "Singular Spaces - from the Eccentric to the Extraordinary in Spanish Art Environments", donde recoge muestras de este tipo de creaciones.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!

No comments :

Post a Comment